FRANCESES EN EL MUNDO: De Zidane a Zidane: un histórico círculo que cerrar

0
104

Zinedine Zidane llegó pisando fuerte en el banquillo del Real Madrid y ganó 8 títulos en menos de dos años con un equipo que era temido en todas partes. La temporada la arrancó ganando la Supercopa de España y de Europa al tumbar al Barcelona y al Manchester United, pero el camino se desvió y solo queda el campeonato fetiche para el equipo blanco: la Champions.

Todo el mundo lo dice: el Real Madrid se transforma cuando escucha el himno de la Liga de Campeones y está a un partido de alcanzar una final que, de conseguir dicho billete, ya será el único equipo que logre estar en tres consecutivas. A día de hoy, la Juventus de Turín comparte la misma proeza de del francés con las finales de 1997 y 1998.

Precisamente, Zinedine Zidane estuvo presente en aquellas dos consecutivas que disputó la ‘Vecchia Signora’ pero siendo jugador, aunque los resultados son totalmente diferentes.
Ante Borussia Dortmund y Real Madrid… como futbolista

Por tres millones y medio de euros, el ex centrocampista francés dejó el Girondins de Burdeos para empezar a vestir la camiseta blanca y negra de la Juventus el 1 de julio de 1996. El 22 de mayo de aquel año, la Juve ganó la Champions League en la tanda de penaltis por 4-2 ante el Ajax, pero Zidane todavía no había llegado.
Al año siguiente, sí. El francés estuvo por detrás de la pareja ofensiva formada por Boksic y Vieri, pero el Borussia Dortmund arrasó al conjunto italiano con un 3-1 gracias al doblete de Riedle y Ricken. Del Piero maquilló.

La tercera consecutiva de la Juventus tampoco acabó con alegría. Curiosamente, Zidane se enfrentó al que más tarde sería su equipo y perdió con un solitario tanto de Mijatovic.
De esta forma, Zidane logró jugar dos finales de Champions consecutivas, pero cayó en ambas. En la edición de 1998-99, la Juventus no pasó de las semifinales frente al Manchester United por un global de 3-4.

Zidane tuvo que quitarse aquella espina dirigiendo desde el área técnica. Como entrenador del Real Madrid se metió en la final de la Champions de 2016 en sus primeros meses y se la arrebató al rival de la capital en San Siro por un fallo de Juanfran en la tanda de penaltis.

Al año siguiente, en 2017, fue contra la Juventus, el ex equipo en el que tanta pena y gloria tuvo. Un doblete de Cristiano Ronaldo y los goles de Marco Asensio y Casemiro le dieron la segunda ‘Orejona’ consecutiva que no logró levantar como jugador.

Ahora, Zidane tiene la oportunidad de cerrar un círculo y convertirse en el único entrenador en ganar tres Champions League en tres años. El francés se quedó en dos cuando se calzaba las botas, cayó en semifinales y en este 2018 se encuentra a un partido de pisar Kiev y cerrar ese círculo que ha pasado de ser maldito a ser una bendición. El 1-2 en el Allianz Arena le da mucho más crédito en las conciencias que, a veces, se dan en el fútbol.

Fuente: besoccer.com

Deja tus comentarios