El gobierno francés pide responsabilidad por la final de la Champions

El gobierno francés ha avisado de que no quiere concentraciones en las calles tras la celebración de los aficionados del PSG del pase a la final de la Champions. Piden responsabilidad de cara a la final del domingo.

El Gobierno francés quiere evitar las concentraciones de aficionados que este pasado martes celebraron en las calles de París la calificación del París Saint Germain (PSG) en la Champions por el coronavirus y les pide «responsabilidad» de cara al partido del domingo, recordando que volverán a estar prohibidas.

La ministra francesa de Deportes, Roxana Maracineanu, les instó este miércoles, en una entrevista a la emisora ‘France Info’, a «quedarse en casa» con los amigos más próximos para impedir la propagación de la epidemia y «evitar al máximo posible las reuniones en la calle» que «de todas formas estarán prohibidas».

«Hay que vivir este momento de emoción y de felicidad con los allegados. Ya está bien que lo podamos hacer, teniendo en cuenta lo que hemos vivido estos últimos meses cuando teníamos que estar solos en casa», añadió.

La ministra, que insistió en que es una recomendación que hace por la salud de los hinchas, se felicitó de la victoria este martes del club de la capital francesa ante el RB Leipzig en semifinales de la Liga de Campeones (3-0), que ella misma presenció en directo en Lisboa.Lo más destacado

Y de cara a la final del próximo domingo, señaló: «Todos esperamos que sea una final en la se alinearán nuestros dos equipos (el PSG y el Lyon) y haré lo posible para convencer al presidente (Emmanuel Macron) de que esté presente. Creo que no tendré muchas dificultades».

El Lyon disputa esta noche de miércoles la segunda semifinal ante el Bayern de Múnich, que es el gran favorito.

Preguntada sobre la conveniencia de detener o aplazar el inicio accidentado de la liga francesa este próximo fin de semana, después de que haya tenido que aplazarse el que se había programado como el primer partido el viernes por varios casos de coronavirus en el Olympique de Marsella, Maracineanu afirmó que «el deporte debe continuar».

Ante las quejas del Saint-Étienne, que debía jugar contra el Marsella, por el retraso de ese partido en al menos tres semanas, reconoció que «será complicada» la ruptura de igualdad entre los equipos ya que el virus no circula con la misma intensidad en todo el territorio francés.

Pero puso el acento en que los protocolos que se han establecido para decidir posibles aplazamientos «es bastante serio» y se mostró dispuesta, en cualquier caso, a escuchar las propuestas de los equipos y de las instancias directivas del fútbol.

Fuente: besoccer.com

Deja tus comentarios