El muro Upamecano, paradigma del modelo Red Bull, ante la galaxia del PSG

Cada vez que una fortuna multimillonaria se hace con el control de un club europeo, reproduce el modelo clásico de quien busca un crecimiento rápido y exponencial: fichar a golpe de talonario a los mejores futbolistas que ofrezca el mercado. Ahí están los ejemplos del Chelsea de Abramovich, el City emiratí y el PSG qatarí, por citar aquellos que han gozado de mayor recorrido en los últimos tiempos. Red Bull, la empresa de bebidas energéticas más famosa del mundo, apostó en cambio por un modelo alternativo, que ya le había dado réditos en su incursión en la Fórmula 1: fichar promesas muy jóvenes y desarrollarlas con calma en sus equipos, bien en el Salzburgo, bien en el Leipzig, bien primero en uno y después en el otro.

Esta noche, ambos modelos confrontan, con un duelo posicional que servirá de termómetro y que también definirá en buena medida quién es el primer finalista de la Champions más extraña de siempre. Frente a Neymar y Mbappé, que apunta a la titularidad tras disputar unos minutos contra el Atalanta, el Leipzig situará a Dayot Upamecano, el central de 21 años que representa como nadie el exitoso modelo de gestión del Leipzig.

Porque el defensa francés, imperial en el duelo de cuartos frente al Atlético, ingresó en la estructura de futbolística de Red Bull cuando tenía 16 años y ya destacaba en las categorías inferiores de la selección francesa. Pagó el Salzburgo 2,2 millones de euros por él y tras media temporada cedido en la Segunda austrica ya le reclutó para su primer equipo. Le bastaron dos medios cursos en el Salzburgo para ascender en la pirámide del conglomerado de clubes y ser traspasado al Leipzig recién cumplidos los 18 años.

Repetía así el salto dado por Naby Keita -ahora en el Liverpool- y Peter Gulacsi o el que después darían Konrad Laimer, Amadou Haidara y Hee-Chan Hwang, todos ellos fogueados en el filial austriaco antes de dar el salto hacia el Leipzig. Y, como en el caso de Keita, es cuestión de tiempo que Upamecano convenza a un gran club de Europa y su traspaso sirva para llenar las arcas de la entidad, permitiendo así que su modelo siga funcionando. Algunos de ellos, empezando por el Real Madrid, ya están muy pendientes de una operación que se elevaría como máximo a los 45 millones de euros, su cláusula de rescisión tras la renovación hasta 2023 que firmó en julio.

Porque Upamecano goza de casi todas las cualidades que se le exigen a un central en el fútbol moderno. Es fuerte, potente, expeditivo, hábil con el balón en los pies… «Tiene un talento defensivo excepcional y un potencial increible», dicede él su entrenador, Julian Nagelsmann. Acaso su asignatura pendiente es la colocación, carencia propia de su juventud que se disimula cuando el Leipzig apuesta por una defensa de tres hombres, como parece que hará esta noche en Lisboa ante un PSG sin Keylor Navas y quizá sin Gueye. En juego, para ambos equipos, la primera final de Copa de Europa de su historia.

Fuente: elmundo.es

Deja tus comentarios