El sacrilegio futbolístico se llama Samuel Umtiti

Realmente, estas próximas líneas y el artículo de opinión consiguiente en su plenitud deberían ir contra Quique Setién. Porque que Samuel Umtiti está pasando por la peor etapa de su carrera futbolística es obvio, pero la culpa realmente recae en el entrenador que decide ponerlo en lugar de otras opciones sin duda más acertadas. Y todo esto jugándose un título de Liga, realmente increíble y deleznable.

Que Samuel Umtiti siga siendo futbolista del Fútbol Club Barcelona escapa a todo proceso de entendimiento lógico. Un jugador que acumula jornadas y jornadas lesionado, con una forma física realmente mejorable, pero que cuando está disponible y juega es aún peor. Un auténtico coladero que permite ocasiones constantes de gol y que aleja al cuadro blaugrana de sus objetivos.

Hoy, ante el Celta de Vigo, el nombre del defensor galo salió subrayado muy en rojo. Todos los ataques del equipo local que proliferaron respondieron a salidas innecesarias de Umtiti, una falta de posicionamiento brutal, conceptos tácticos olvidados, un físico que le impide recuperar posición y corregir un error… En definitiva, un desastre completo.

La única pareja que aporta cierta regularidad y fiabilidad al equipo es la formada por Gerard Piqué y Clement Lenglet, aunque antes que el francés sería mucho mejor opción incluir en el once titular a Ronald Araujo, un joven chico mucho más comprometido y de mejores cualidades en la actualidad tan cruda que viven en ‘Can Barça’.

Desde luego, este tramo de temporada ha evidenciado aún de forma más grotesca si es que ya no lo era, que el principal fondo de inversión que realice Josep María Bartomeu debe ir destinado hacia el centro de la defensa, hacia el agujero que lleva siendo desde hace varias temporadas y aquí parece que no pasa nada. A Umtiti, una venta por lo que ofrezcan y poco más que sacarle a la etapa del ex del Olympique de Lyon en la Ciudad Condal.

Fuente: fichajes.net

Deja tus comentarios