Los retos pendientes de Zidane

Tres semanas después de acabar la temporada 2019-20, saldada con los triunfos en la Supercopa de España y la Liga, el Madrid regresa hoy a los entrenamientos. Esta mañana, a partir de las 10:00 horas, los hombres de Zidane arrancarán una nueva pretemporada en Valdebebas. Una pretemporada atípica por los tiempos que corren: sin giras por tierras americanas o asiáticas y con los jugadores incorporándose de manera escalonada (hay partidos de selecciones y el club blanco tiene 11 internacionales: Jovic finalmente no acudirá con la selección serbia para protegerse un posible contagio y, además, evitar así la cuarentena a su regreso). Pero el técnico blanco afronta la próxima temporada con retos por delante…

Autodisplicencia, no. Tras ganar la Liga y la Champions en la campaña 2016-17, los blancos arrancaron la 2017-18 ganando las Supercopas de Europa (Manchester United, 2-1) y de España (Barcelona, triunfos por 1-3 y 2-0), pero enseguida se descabalgaron de la competición liguera: pinchó tres veces en las tres primeras jornadas disputadas en el Bernabéu, con dos empates (Valencia, 2-2, y Levante 1-1) y una derrota ante el Betis (0-1). Zidane no quiere que se vuelva a repetir. Aspira a prorrogar la racha que comenzó tras el parón por la COVID-19, en la que enlazaron 10 victorias seguidas que le sirvieron para asegurarse el título liguero. El liderazgo de Sergio Ramos será fundamental.

Manejo de la plantilla. Una de sus grandes virtudes es la de saber manejar el vestuario y sacarle el mejor provecho posible. Tras la vuelta por el parón, Zizou utilizó a los 25 jugadores de la plantilla en los 11 encuentros que restaban por disputar. Pero debe sacarle provecho a jugadores como Vinicius (sólo dos partidos completos disputados tras el parón) u Odegaard, que regresa después de su cesión a la Real Sociedad y tras haber hecho de manera feliz la transición a la Liga española. Debe alternar la veteranía de jugadores como Ramos y Modric (34 años) con la juventud. En el fondo subyace la idea de una renovación en el vestuario que ya ha comenzado y que debe liderar en los próximos años…

‘Factor Hazard’. A falta de fichajes de relumbrón, la gran novedad es la presencia de Hazard. El belga, que aterrizó en el conjunto blanco la pasada campaña no ha podido rendir hasta el momento salvo en momentos puntuales. En el verano de 2019 llegó pasado de peso (él mismo lo reconoció: “Subí cinco kilos en el verano”, dijo en una entrevista), y en noviembre sufrió una dura entrada de su compatriota Meunier en el encuentro de Champions ante el PSG, quizá cuando empezaba a demostrar el jugador que era en el Chelsea. Eso le afectó el resto de su primera campaña de blanco: participó en 22 encuentros (16 de Liga y seis de Champions), pero sólo completó cinco de ellos (el 22,7%). Sólo aportó un gol, frente al Granada, pero dio siete asistencias. Este año, si las lesiones le respetan, Zidane debe exprimir más el talento del belga, uno de sus jugadores fetiche.

Asensio, falso nueve. Una de las novedades tácticas que Zidane tenía en mente era la de reubicar a Asensio como falso delantero centro para sacar más y mejor provecho a las cualidades del balear, pero la lesión que sufrió durante la pasada en EEUU truncó toda posibilidad. Sin embargo, el tiempo que no se compitió por la pandemia le vino fenomenal a Marco: se recuperó de manera notable, jugó por ambas bandas y pudo marcar tres goles en nueve apariciones. Un Asensio nuevo está en camino y eso es una gran noticia.

El sueño de otro doblete. Desde que Zidane es entrenador blanco (enero de 2016), el Madrid ha levantado 12 títulos (11 con el francés) por ocho del Barcelona. Siempre ganó algún título salvo en 2019, en su regreso al banquillo blanco, porque el equipo había sido eliminado en Copa y Champions y no tenía posibilidad alguna en Liga. Al técnico le gustaría completar su palmarés con el título de Copa, el único que no ha ganado todavía: es más, siempre cayó eliminado tras perder en el Bernabéu… Pero el sueño de levantar la Liga número 35 (repetiría título, algo que los blancos no logran desde las temporadas 2006-07 y 2007-08) y/o alzar la Decimocuarta: sería la quinta Champions de una generación irrepetible y un magnífico colofón para este grupo ya legendario. En el aspecto personal, Zidane está a tres títulos de ser el entrenador con más títulos ganados en el fútbol español: sólo Muñoz y Guardiola (14 cada uno) tienen más que él…

Acallar las críticas. Durante buena parte de la pasada campaña se produjo un debate: había quejas de que el Madrid ganaba, pero no convencía. Para otros, ese sistema era válido para conseguir la Liga. De la mano de Zidane, los blancos han realizado partidos memorables (la final ante la Juventus en 2017). Una vez establecidas las bases que han servido para ganar la Liga (el muro Courtois, el liderazgo de Ramos, la constancia de Casemiro, el olfato de Benzema, 21 goleadores distintos en Liga, algo nunca visto hasta ahora…), se espera que los blancos muestren un juego más brillante y eficaz cara a la portería rival. Para eso empieza a trabajar hoy.

Fuente: as.com

Deja tus comentarios