Al-Khelaïfi y sus 1.300 millones, otra vez sin Champions

Tampoco pudo ser. 1300 millones de euros y contando. El dinero les ha acercado a la felicidad pero por el momento no se la da completa al PSG. Una inversión de Qatar que llegó en mayo de 2011 con el nombre de Nasser Al-Khelaïfi a la cabeza. Se convirtió en presidente de un club que transitaba en zona de nadie en la Ligue 1. Faltaban millones para cumplir un sueño, su sueño: la Champions.

Manos a la obra nada más llegar. El primer verano de los nuevo propietarios ya fue muy movido. La llegada de Pastore a cambio de 42 millones de euros fue la primera piedra de un proyecto que el primer año no alcanzó para ganar la Ligue 1, quedaron segundos, pero sí para clasificarse para la Champions.

Ibra’, Beckham, Thiago Silva, Lavezzi o Verratti aterrizaron en París en el segundo verano. Arrancó entonces el calvario en Europa. La maldición de cuartos cayó sobre el Parque de los Príncipes. Barça, Chelsea, de nuevo los azulgrana en 2015 y el City de Pellegrini apearon a los parisinos de la máxima competición europea. Pero lo que marcó un punto y a parte en el trayecto del PSG fue la remontada del Barça en 2017. Los de Luis Enrique levantaron un 4-0 al conjunto entrenado por entonces por Unai Emery. Le creó tal dolor a Al-Khelaïfi que rebentó la burbuja del mercado de fichajes futbolístico. Su sueño roto por quinta vez no podía quedar impune.

Con los bolsillos llenos, el presidente del PSG pagó 222 millones de euros por Neymar y 180 por Kylian Mbappé. Dos bombas que apuntaban a Champions pero que quedaron en pequeño petardo. En octavos, a las primeras de cambio, el Real Madrid les mandó para casa con Neymar lesionado. ‘Déja vú’ la pasada temporada cuando un United en horas bajas asaltaba el Parque de los Príncipes. La maldición de cuartos había pasado a ser la de octavos de final. 

Pero en la Champions más extraña y casualmente la primera en la que ‘Ney’ no llegó lesionado al tramo final, los parisinos rompieron las cadenas de los fiascos que acumularon para… pues para caer en la final. El sueño se volvió a convertir en pesadilla esta vez el Bayern con el papel de coco. Y con Icardi, el fichaje estrella de este verano sin jugar. Al-Khelaïfi volverá a dormir mal. No será por millones gastados….

Fuente: sport.es

Deja tus comentarios