Bielsa marcó la vida de Aymeric Laporte

Aymeric Laporte (Agen, Francia, 1994) es uno de los mejores centrales del mundo, pero de pequeño era delantero. Creció viendo los éxitos de la selección francesa que conquistó un Mundial y una Eurocopa y ahora quiere emularlos como futbolista. En Mánchester lleva menos de tres años , pero ya se siente como en casa, «aunque le falta el clima». En enero de 2018 el City pagó su cláusula de 65 millones de euros al Athletic Club y sólo una lesión le ha impedido ser indiscutible. Los números no engañan: es el jugador de la Premier League que más rápido ha llegado a 50 victorias (59 partidos), superando a Didier Drogba, que lo consiguió en 60 encuentros. El objetivo, sin duda, ganar la Champions League. Y el Real Madrid llega el viernes.

—Era un niño cuando Francia ganó el Mundial y la Eurocopa. ¿Se acuerda?
—Recuerdo muchas cosas, el ambiente era increíble. Todo el mundo se juntaba para ver los partidos, yo creo que fue como España hace unos pocos años.

—¿Quién era su referente?
—Pauleta, sin duda. Aunque había más. Wiltord, por ejemplo, o Dugarry. Sobre todo los que jugaban en el Girondins de Burdeos en esa época, que era mi equipo de pequeño.

—¿Siempre quiso ser central?
—Empecé de delantero, luego pasé a mediocentro y con 14 años acabé de central. Lo hice por necesidad del equipo. Hacían falta defensas, nadie quería y yo cubrí ese papel. Me fue muy bien y me gustaba, aunque me gusta más meter goles.

—Tiene 26 años , pero debutó muy joven, ¿ya se siente un veterano?
—Me siento bastante rodado en la élite, eso es verdad. El tiempo pasa volando, ya me siento uno de los viejos.

—¿Qué echa de menos de Bilbao?
—Los compañeros eran la hostia. El grupo estaba muy unido. Yo me sentía parte de ese equipo donde todos son de la misma zona, con la misma cultura. Eso ayudaba bastante. También echo de menos a la afición, que es increíble en Bilbao, y a los que dirigen el club, que lo sienten muchísimo y que son exjugadores. Se nota mucho.

—Bielsa le marcó, incluso lo ha visitado en Leeds.
—¡Me hizo debutar! Mi primer partido en Primera División fue con él. Confió en mí. Le tengo muchísimo cariño.

—¿Tiene similitudes con Guardiola?
—Cuando hablé con Marcelo me dijo que lo que le gustaba de Pep eran todos los logros que había conseguido. Él decía que puedes ser mejor o peor, pero lo que se queda en la historia y en la gente son los resultados. Por eso Pep es un referente a nivel mundial.

—Central zurdo, gran salida de balón, buenos desplazamientos en largo… ¿Cómo es su papel en un equipo de Guardiola?
—Hago lo que se me pide, con más o menos acierto. A veces arriesgamos y la perdemos, pero lo intentamos hacer lo mejor posible. Mi papel es el que tiene que ser en un equipo tan bueno como el nuestro. Tengo compañeros increíbles, la mayoría juegan en las selecciones de sus países, es una gozada.

—Pep suele sorprender con sus alineaciones titulares en las eliminatorias de Champions, pero Laporte siempre ha sido titular. ¿Se siente un fijo?
—Siempre hay que ganarse el puesto, peleo todos los días para ello. No me siento titular, pero sí es verdad que he jugado bastantes partidos, muchos importantes, y estoy agradecido por ello.

—¿A qué cree que se debe el éxito del Manchester City?
—El efecto Pep Guardiola es un hecho. Ha cambiado el fútbol moderno, tanto en nuestro equipo como en los que ha estado antes. Ha tenido resultados increíbles y eso en gran parte es gracias a él.

—¿Es intenso en los entrenamientos?
—Lo vive mucho. Y trabaja mucho. Por eso es tan perfeccionista.

Fuente: as.com

Deja tus comentarios