Bordeaux se hunde en un crisis interna

Cinco partidos sin ganar en Ligue 1 y una eliminación en la Copa de Francia, el Girondins de Bordeaux no ha tenido éxito desde el 24 de enero.

Después de un mes de enero muy exitoso, la situación contable en febrero fue catastrófica con solo un pequeño punto tomado de 15 posibles. La derrota ante Nîmes este domingo (2-0) marca el inicio de una auténtica ruptura en el grupo del Bordeaux.

Más que errores técnicos, la falta de compromiso en los duelos, la falta de generosidad en el ataque y sobre todo en el accionar de la plantilla han dado muestras de desaliento.

El grupo se está rindiendo. En el campo no se vio ningún signo de rebelión y en el vestuario después del partido ningún líder habló para gritar y movilizar a la tropa. Extrañamente tranquilo durante el partido, Jean-Louis Gasset ni siquiera habló con sus jugadores después del partido. Ni una palabra del entrenador, que no encuentra la solución.

Sin embargo, varias voces se han alzado internamente en los últimos días para despertar al Girondins. Antes del partido contra el Marsella (0-0), el presidente Frédéric Longuépée y el director deportivo Alain Roche se dirigieron a los jugadores en el hotel. Lo mismo tres días después, antes de comenzar las discusiones sobre la reducción de salarios. Longuépée quería que sus jugadores asumieran sus responsabilidades, pero no fue escuchado.

Fuente: futbolfrances.com

Deja tus comentarios