SELECCION FRANCESA: Deschamps ya es una leyenda: campeón del mundo como jugador y como técnico

0
37

Didier Deschamps es campeón del mundo. De nuevo. Como en 1998, cuando fue capitán de la Selección que levantó por primera vez la Copa que todos buscan. Ahora como técnico repitió el logro, ya sin el brazalete en el brazo pero con la misma muestra de liderazgo, y accedió a un lugar de privilegio en la historia del fútbol: igualó al brasileño Mario Zagallo y al alemán Franz Beckenbauer, los únicos que hasta ayer habían sido capaces de consagrarse campeones del mundo como jugadores y técnicos.

Deschamps cumplió con el objetivo que se planteó cuando se hizo cargo de la Selección en el 2012 tras el fracaso de Francia en la primera ronda de Sudáfrica 2010, pero llegó a Rusia envuelto en dudas y algunas críticas. También con una última oportunidad para lograr un título. Es que los cuartos de final de Brasil 2014 (allí perdió contra Alemania) y sobre todo la caída en la final de la Eurocopa 2016 como local ante Portugal habían puesto en jaque su mandato. ¿Sería capaz Deschamps de comandar el barco de una generación talentosa? Los festejos con él volando en el cielo de Moscú luego de ser levantado en andas por el plantel respondieron la incógnita. El capitán Deschamps lo hizo otra vez.

El entrenador llegó a los 83 partidos como DT de la Selección. Obtuvo 53 triunfos, 15 empates y sufrió 15 derrotas. Su debut fue el 15 de agosto de 2012 frente a Uruguay, en un 0 a 0 que marcó el inicio de un ciclo exitoso. “He tenido el inmenso placer de levantar el título hace 20 años en Francia, será una marca en mi memoria pero lo que hicieron hoy es tan hermoso como eso”, describió Deschamps en una conferencia de prensa alocada que interrumpieron más de una vez por culpa de “esta banda de locos”, como eligió definir a sus jugadores el DT campeón del mundo.

“Es un orgullo personal el hecho de haber logrado el título como jugador y como entrenador, pero esta vez es secundario, estoy más feliz por mis jugadores. Asimilarán esto en los días venideros, pero por el momento no se dan cuenta o dimensionan lo que es ser campeón del mundo. Estos 23 jugadores serán relacionados siempre con este título y va a cambiarles la vida”, agregó en la búsqueda de concientizar a su plantel, tan rico en individualidades como sólido en el concepto colectivo. Algo que Deschamps pudo trasladar de sus tiempos de jugador. Se notó.

Su celebración también encontró espacio para la intimidad. Primero con el cuerpo técnico junto a Guy Stéphan, Franck Rabiot y el PF Gregory Dupont y después sí con su hijo Dylan. Hasta que el plantel, ese grupo de jugadores jóvenes que reconoció a su líder, lo tomó en andas y empezó a homenajearlo. Su vínculo en Francia dura hasta 2020 y antes del Mundial había asegurado que “la Copa del Mundo va a marcar a estos jugadores pero pase lo que pase debemos seguir”. Cuando los rumores de un posible acercamiento de Zinedine Zidane eran cada vez más fuertes, Deschamps fue claro: “El tiempo de Zidane llegará y es lógico, pero ahora estoy yo”. El objetivo apunta a la Eurocopa 2020, que por sus 60 años tendrá una edición especial por 12 ciudades europeas y con la final en Wembley

Fuente: elclarin.com

Deja tus comentarios