El Atlético no se puede olvidar del fichaje de Thomas Lemar

El Atlético de Madrid afrontaba el complicado duelo ante el Real Valladolid con el fin de sumar tres puntos muy valiosos y colocarse con los mismos puntos que el Sevilla FC en la tercera plaza. Una oportunidad de oro para engancharse a los puestos Champions que debe ser una obligación para el club rojiblanco. Gracias a un revulsivo Vitolo, el conjunto madrileño cerró una victoria clave para auparse a los puestos de cabeza, pese a la falta de rendimiento de varios de sus futbolistas que dejaron una nefasta imagen en el césped.

En el cómputo general, todo el equipo ha rendido muy por debajo en comparación al recital de la última jornada en la visita a Osasuna. Sin embargo, en este bajo rendimiento destaca un futbolista por encima del resto: Thomas Lemar. Pese a estar tan solo 57 minutos en el terreno de juego antes de ser sustituido por Koke, el internacional francés ha demostrado (una vez más) que no está al nivel de su actual club.

Su gran temporada en Mónaco que le sirvió para firmar por el conjunto colchonero a cambio de 80 millones de euros, están siendo recordados continuamente por todos los estamentos de la entidad, puesto que ha sido de las gestiones menos rentables en la historia del Atlético de Madrid. Concretamente en el duelo ante el Valladolid, tuvo un cóctel de numerosas pérdidas en zonas comprometidas, pésima precisión en el pase y cero vocación defensiva.

Lo más curioso de todo es que cada vez que Thomas Lemar agarra el esférico no se vislumbra a un futbolista limitado en cuanto a condiciones, pero no terminar de sacar rédito en cada jugada que intenta y todos sus esfuerzos quedan en nada. Sin lugar a dudas, el máximo culpable de su rendimiento es el propio jugador, pero también es una realidad que el sistema defensivo del Cholo Simeone, donde obliga mucho a ayudar defensivamente a los laterales y el continuo esfuerzo físico de ser vertiginosos a la contra no termina de ayudar al francés.

En definitiva, no parece que Thomas Lemar consiga ganarse un hueco en el Atlético de Madrid, pese a las continuas oportunidades de Simeone. Al final de cada partido siempre sucede lo mismo, todo el mundo recuerda el fichaje del atacante galo y lo que costó. Todo apunta que este verano saldrá del conjunto colchonero, aunque no se marchará salvo una oferta que satisfaga a los dirigentes del Wanda Metropolitano.

Fuente: fichajes.net

Deja tus comentarios